En busca de otros

Mónica Méndez / 29-12-2006

Hace más de 2000 años, los filósofos griegos especularon sobre si estábamos solos en el Universo. Epicuro defendía que debía haber otros planetas con vida como la Tierra. Aristóteles se negaba a creerlo.

A pesar de haber sido motivo de discusión a lo largo de la historia de la astronomía, la pregunta de si estamos solos en el Universo provocó el pistoletazo de salida en la carrera por la búsqueda de vida en otros planetas, ya fuera con métodos simples, como hacían los astrónomos durante la Edad Media, ya con técnicas complejas, aplicadas hoy en día gracias al gran avance de la ciencia y la tecnología.

Si echamos un vistazo tan sólo una década atrás, podremos comprobar que todavía los astrofísicos se mostraban escépticos acerca de encontrar otros mundos sin tener una avanzada tecnología que multiplicara, al menos por diez, el tamaño de los telescopios con los que contaban hasta el momento. Sin embargo, ahora se sabe con certeza que es posible localizar nuevos planetas (exoplanetas) que giren alrededor de estrellas distintas al Sol con el uso de telescopios que, a pesar de ser semejantes a los utilizados por los astrónomos aficionados, poseen una gran precisión, reduciendo costes excesivos y estudios demasiado laboriosos.

En la actualidad, ya son más de 200 los planetas encontrados fuera de nuestro sistema solar, pero la mayoría son gaseosos y gigantes, del tipo de nuestro Júpiter o Saturno. Muchos de ellos son conocidos como "Júpiteres calientes", debido a su gran masa y la proximidad con respecto a la estrella que orbitan. De hecho, los astrónomos aún no han confirmado la existencia de planetas rocosos similares a la Tierra, y ésa sería la meta de esta importante carrera: encontrar planetas en los que existan condiciones tales que la vida pueda desarrollarse en ellos.

La peculiaridad de esta competición internacional reside en que los astrónomos pueden utilizar una enorme variedad de instrumentos. Existen telescopios pequeños que han tenido un gran impacto al descubrir varios planetas en tránsito. En este sentido, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) está participando en un proyecto de cooperación internacional, el TrES (Transatlantic Exoplanet Survey), formado por una red de tres pequeños telescopios. Uno de ellos es el Stare, en el Observatorio del Teide, que trabaja conjuntamente con otros dos instrumentos similares que están en EE.UU. (el Sleuth, del Observatorio Palomar en California, y el PSST, del Observatorio Lowell en Arizona). TrES ha permitido descubrir algunos de los planetas mejor estudiados hasta la fecha, el TrES-1 y el TrES-2.

Otra vía son las ya más costosas y a mayor largo plazo (entre 15 ó 20 años) misiones espaciales, como la misión espacial europea Darwin, de la ESA, el proyecto TPF (Terrestrial Planet Finder), de la NASA, o la misión franco-europea CoRoT, lanzada esta semana. El objetivo principal de estas misiones será encontrar planetas similares a la Tierra en los cuales pueda existir vida. Estudiarán las estrellas más cercanas con el fin de ver si alguna tiene alrededor cuerpos planetarios pequeños y rocosos, la característica principal de nuestro planeta.

En cualquier caso, y aunque todavía es pronto para poder contestar a la pregunta de si estamos solos en el Universo, quizá algún día, no muy lejano, sepamos quién tenía razón, si Aristóteles o Epicuro.

Comentarios (4)

Compartir:

Multimedia

El autor

Mónica Méndez es Licenciada en Filosofía, Ciencias de la Educación y Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna. Actualmente colabora con publicaciones de divulgación científica.

Ver todos los artículos de Mónica Méndez

Glosario

  • Astrofísica
  • Telescopio
  • Exoplanetas
  • Estrella
  • Sol
  • Sistema Solar
  • Órbita