El Sol de medianoche no siempre es a medianoche

Octavi López Coronado / 22-06-2007

"Comenzó a no haber noche, el Sol apenas sumergía su disco en el mar y volvía a emerger, rojo, renovado, como si hubiera bajado a beber." Así describió el escritor noruego Knut Hamsun el Sol de medianoche, pero… ¿lo vio realmente a medianoche?

Muchos han estado en ruta estos días para pasar una noche sin puesta de Sol. En el Círculo Polar Ártico el fenómeno sólo se aprecia completamente una vez al año: la noche del 21 al 22 de junio, el solsticio de verano, muy próxima a la festividad de San Juan.

A partir de esa latitud, a medida que se sube hacia el Norte, el planeta regala unas cuantas noches más para apreciar el fenómeno. Cuanto más largo es el viaje y más se adentra el viajero en las regiones polares mayor es la recompensa. Hasta el punto de que en el Polo Norte el Sol de medianoche se puede observar de equinoccio a equinoccio, es decir, durante medio año entero, para pasar seguidamente a una larga noche sin Sol de otros seis meses.

Uno de los lugares preferidos para vivir la experiencia es el cabo más septentrional del continente Europeo, el Cabo Norte. Es casi el fin del mundo. Más allá sólo queda el mar y el Polo Norte, si obviamos las Islas Svalbard, que quedan a medio camino; si obviamos también el hecho de que no pertenece al continente sino que está en una pequeña isla; y si no tenemos en cuenta que tampoco es el lugar más septentrional de esa isla, ya que está un kilómetro y medio más al sur que el cabo Knivskjellodden.

Hay que ir con cuidado con los husos horarios para no dejarse engañar por falsos soles de medianoche. El desfase horario entre el Sol y nosotros hace que el astro pueda verse a las doce de la noche incluso en algunas zonas por debajo del Círculo Polar, pero para desaparecer bajo el horizonte y aparecer poco tiempo después. En estos lugares, más que bajar a beber, el Sol baja a zambullirse para pescar como la garzas. Aunque se vea a las doce, no se trata del auténtico Sol de medianoche.

A Noruega, el país donde se encuentra el Cabo Norte, le corresponde el mismo huso horario que a la España peninsular. Y en la Península la diferencia entre la hora solar y la de nuestros relojes, en verano, es de dos horas. Cuando el Sol está en lo más alto, a mediodía, nuestros relojes marcan las dos de la tarde.

A medida que el viajero sube hacia el Norte, bordeando los Fiordos, sorteando renos y atravesando túneles submarinos, se va cruzando con otros viajeros satisfechos que ya están de vuelta y comentan la experiencia.

-"¿Habéis visto el Sol de medianoche?"

-"Sí, ¡espectacular! La primera noche estaba muy nublado, pero al día siguiente lo pudimos ver y fue precioso. Inolvidable."

-"¿Pero os fijasteis en la hora?, ¿eran las doce o las diez?"

-"No, no, a las doce estaba en la posición más baja, por eso se llama el Sol de medianoche".

-"Pero la hora solar no coincide con la del reloj y debería ocurrir dos horas antes de las doce, ¿no?".

-"No hombre no, ¡buen viaje!"

Unos días más tarde llega al recinto del Cabo Norte. Paga un peaje con derecho a acampada. Visita las inesperadas instalaciones, la tienda de souvenirs, y parece que algo raro ocurre en Cabo Norte. Todo parece indicar que el Sol de medianoche beberá del horizonte exactamente a las doce de la noche.

"¿Se han equivocado todos menos yo?" piensa el viajero. No. El Cabo Norte es uno de los pocos lugares en los que el Sol de medianoche ocurre realmente a medianoche. El motivo es que al subir hacia el Norte por Noruega el viajero también está yendo hacia el Este. Noruega se extiende mucho hacia el Este y ese cabo está más al Este que casi todo el resto de Noruega. Y el país mantiene el mismo huso horario que España, por lo que en su extremo oriental, en verano, el tiempo solar coincide con el tiempo que marca el reloj. Pero cualquier lugar de Suecia ya no está tan al Este y las diferencias entre el tiempo solar y el del reloj ya son mayores. En Finlandia el huso horario cambia, y en la oficina de Papá Noel, algo al norte de Rovaniemmi, el momento en el que el Sol roza el horizonte ocurre a la una de la madrugada. Un poco más al Este, al cruzar a Rusia, el Sol de medianoche no tiene lugar hasta las 2 de la madrugada.

De hecho la coincidencia en el Cabo Norte tampoco es exacta, el fenómeno se da unos minutos después de las doce. Para ver el Sol de medianoche a las doce en punto hay que situarse a 30º longitud Este en la misma Noruega. En la pequeña localidad de Kirkenes, por ejemplo, y sin necesidad de pagar peaje.

Comentarios (8)

Compartir:

Multimedia

El autor

Octavi López Coronado es Doctor en Física y divulgador científico. Actualmente trabaja como técnico de Comunicación Científica en el Área de Comunicación de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Ver todos los artículos de Octavi López Coronado

Glosario

  • Sol
  • Solsticios de verano e invierno
  • Norte/Sur
  • Equinoccios
  • Tiempo solar
  • Tiempo Universal (UT)
  • Este/Oeste